Como sabéis hace unos días os invitábamos a disfrutar del espectáculo de las Perseidas. Pues os dejamos aquí algunos datos y fotos sobre la experiencia.

Preparándonos en el Mirador de África para la lluvia de Perséidas

 

Nos ubicamos en el Mirador de África en dirección a la constelación de Perseo. Antes, de tumbarnos contemplamos a Júpiter y sus satélites con el telescopio.

Nuestra socia Simi, nos ofreció una introducción al fenómeno que íbamos a presenciar, con algunos datos interesantes que aquí os indicamos:

– Toda lluvia de meteoros se origina en un punto llamado «radiante»
que forma parte de una constelación que da nombre a la lluvia de
estrellas, como en el caso de las Perseidas que se llaman así porque su
radiante se sitúa en la constelación de Perseo.

– Las estrellas fugaces suelen ser del tamaño de granos de arena, arroz o como mucho de un garbanzo.

– Estas partículas viajan a una velocidad de unos 50 a 70 km/s.

Podéis encontrar más información relevante en la web de la Asociación Astronómica de España.

 

Nuestra compañera Ángela, nos regaló su experiencia:

 «Una experiencia maravillosa!!! Para mí, mirar el cielo me recuerda
lo pequeños que somos, me da mucha paz  y una gran satisfacción como si
hubiera recibido un regalo. En el fondo, todos somos polvo de
estrellas!!!!
» Ángela

Y un agradecimiento especial a nuestra compañera Lisa por indicarnos algo muy importante para poder ver las estrellas fugaces y que no se nos escapen: «mantener la mirada abierta».

Gracias a todos los participantes, pasamos un buen rato entre risas, satélites y estrellas fugaces. ¡Nos vemos en otra!